Sitio Oficial de la GLORIOSA HINCHADA SABALERA - Club Atlético Colón de Santa Fe


COMENTARIOS

de los partidos
y otras yerbas...

Por:    



 ÚLTIMO COMENTARIO:  

Zapatero

¿Cómo analizar esto, muchachada del foro? En principio podría decir que la rueda de prensa de Osella ha sido ejemplar, desde la realidad y desde las declaraciones.

Es muy creíble que para nuestro DT esto es una bomba estallada.

Un plantel pésimamente armado.

Puedo reprocharle la mala inclusión de LENTORA, jugador que pierde en velocidad todas y cada una de las jugadas que disputa, que debió perder la titularidad hace ya dos partidos, o quizás más. El terceto mediocampista fue vapuleado por el del rival. Y si plantabamos otro mediocampo, la suerte hubiera sido igual.

Insistíamos en que PR10 debió ser bancario desde el inicio de la partida. Fue titular, y volvió a jugar pésimo. Comido entre dos panes por Lema y el que se le acercara. Se turnaban para comérselo entre dos panes.

Fui uno de los que pidió a Aliendro para suplantar a LENTORA. Entró en el equipo y se hizo expulsar vergonzosa, artera y cobardemente. A los 36 minutos del primer tiempo con el exiguo resultado del 0-1. Aliendro es lejos, la peor incorporación "rutilante" de los últimos tiempos.

Estos jugadores resisten todo análisis, resisten toda apetencia. No hay material desde dónde sacar una remontada, esa es la sensación que dan.

Es lógico que con tantas pálidas tener uno menos en cancha rival, y sin respuestas, se pueda dar el pie para decir que el resultado fue abultado. Yo creo que el 0-4 fue generoso, por el abrumador dominio de NOB, por la diferencia enorme de jerarquía entre un equipo y otro, y por la espantosa cuestión anímica imperante en este plantel.

A veces les pedimos a los técnicos que hagan magia. Osella, magia no puede hacer. Podemos discutir entre Zuqui, Léntora, Aliendre, Bernarda o Estigarritmia. Siempre vamos a coincidir que entre 5 jugadores, no hacen uno. No hacen uno para marcar, ni para despegarse y llegar, ni para despegarse y volver a cubrir. MAL ARMADO EL MEDIO DESDE EL ARRANQUE DE LA SUPERLIGA ANTERIOR.

En ese desquicio total de inoperancia, quedan expuestos los centrales, que son dos troncos.

El partido de Olivera el día de hoy es para mandarlo a la liga santafesina. El partido del uruguayo García, que sale dos metros y muere, la liviandad de Delgado para la marca, ese descompromiso para la marca, imposibles de defender. No a ellos, imposible que defiendan en Colón. Olivera pierde todo, fue desastroso el partido de ese muchacho. El segundo gol de NOB es un fallo craso de Olivera y su liviandad. Estamos hartos de ver a Olivera de titular, muchachos. Es un jugador de torneo federal. Se mete goles en contra, hace penales pelotudos, y ahora se olvidó de "tiempear" cuando le llegan los centros a bocajarro. El peor partido de Olivera desde que juega en Colón, y eso que ha tenido partidos horribles. Ver esos botincitos rosa y blanco, medio mamengones, es un tembladeral, gol en contra asegurado.

Por derecho, ninguno de los que jugó contra Aldosivi de local, debería hoy 22 de febrero ser titular en estos encuentros.

La realidad de Colón pide: RESERVA, JUVENILES, ACEPTAR EL DESCENSO COMO LO QUE ES, EL DESCENSO PROBABLEMENTE MAS IGNOMINIOSO DE SU HISTORIA, Y REARMAR PLANTEL SIN FIGURAS.

El descenso, desde quien escribe estas líneas, es un resultado lógico, coherente y aceptable. Es JUSTO.

Dolor en el alma, lo que cuesta decirlo: ES JUSTO.

Hay que ir haciéndose la idea de que Colón empeño dos años en la vergonzosa tarea de descender. No son estos cinco partidos; son dos años de absurdismos, bizarreadas y malos proyectos. Es merecidísimo descender, incluso por debajo de GELP, y Patronato. Que al menos tienen algo, desde su propia mediocridad, desde donde sacar enjundia como para despegar. Y no quedar zapatero.

Se acuerdan en el picado del barrio? Quedar "zapatero" era LA vergüenza.

Colón no existe en esta Superliga, y no existe en la anterior.

Entonces es hora de sincerarse.

Osella ya lo explicó. Los periodistas lo explican. La gente lo sabe.

No sé realmente cómo funciona en otros ámbitos. En el mío, la gente inexperiente es la que más enjundia y pilas tiene para salir de una situación complicada. ¿por qué? simplemente, porque tiene ALGO QUE DEMOSTRAR SABIENDO MENOS, PERO COMPENSANDO CON TEZON. Con esto no digo que la mera reserva de Colón deba entrar íntegra a la cancha contra Boca. Pero, sos reservista, viene Boca completito, peleando el torneo, y quizás 3/4 equipo, para descomprimir, alguna vez no siendo el DT el que tenga que ser el que descomprima, puede servir.

Simplemente corriendo.

"Quemar" a jugadores nóveles en la situación que nos encontramos, no sería. Porque estamos todos de acuerdo en que esto es insostenible con lo que este plantel cuenta.

Que los espantosos jugadores sobrevaluados de este plantel se merecen todo el repudio, la bronca, los insultos, es entendible.

Creo que meter la reserva contra Boca, consultar a Bonaveri, poner chicos de 17 años a jugar, hacerles entender que probablemente sean goleados, que haya indignación general, no puede desviarles la atención de lo que es conformar plantel para intentar ascender lo más pronto posible, sería una jugada interesante.

En otras palabras. Empezar a replantearse institucional, deportiva y socialmente, qué es todo lo que es Colón, lo que fue, lo que dió.

Ya no hablamos de "hambre de gloria", deberíamos estar hablando de "hambre de demostrar". Hambre, fortuna y porvenires que han sido lentamente pero insidiosamente eliminados de nuestra esencia como equipo, como club, como plantel.

No hay más crédito.

Hemos descendido merecidamente de categoría.

No terminará en eso, seguramente. Podremos reinventarnos. El tiempo dirá.


Autor: Elnegroo



 


Suerte Esquiva

El proceso liderado por Osella es de largo trecho. Partido a partido hay evoluciones puntuales y momentos rescatables del plantel que pone en cancha.

El partido de anoche es de esos que gustan, porque dejan un montón de cuestiones que abordar adentro de la cancha, algo de lo que nos venimos olvidando en las últimas semanas. No al divino botón se dice que cuando la pelota rueda no hay excusas.

Gustan mucho más este tipo de partidos a los neutrales, porque se vió emoción de arco a arco, con un resultado incierto. Para nosotros fue infartante y angustiante. Pero con luces de esperanza por momentos.

Quiero destacar que en el peor momento de este partido vs Racing, medio que de la galera sacamos el empuje. Eso denota cierta cohesión. Pero hay errores puntuales que necesitan trabajo de quizás meses o directamente, soluciones que podrían brindar jugadores que no se tienen hoy día.

Tengo sentimientos encontrados con Vigo. A veces no sé si no es un hincha de Colón que juega en el plantel de primera porque no hay otro o es un pibe que necesita foguearse y le toca la mala fortuna de ser titular cuando las papas queman. Siendo una respuesta o la otra posibles, o las dos, debo decir que flaquea en el nivel requerido para hacer frente a estos partidos. Situaciones donde debería avanzar, centra. Centros que no debería tirar, descomprometidos, los tira. Si hoy el partido se decantaba 0-1 hubiera sido el principal apuntado por el cuerpo técnico y demasiados de nosotros, y quizás fuera injusto; porque es LENTORA el encargado de tirar un guadañazo en la jugada crítica para cerrar la jugada y no hizo nada. Pero Alex fue un jugador condicionado desde el arranque por una amonestación por error propio, con problemas para marcar a rivales de su misma edad por ese carril, y con poca opción de salida clara. Quiero decir.

Los errores de Vigo nos cuestan partidos. Nos cuestan clásicos. Creo que siempre es más fácil atacar que defender, y poner a un chico de 20 años a medio horno a cuidar un puesto clave de un equipo urgido, es todo un problema. El gol en contra recibido ayer comienza con un craso error de Vigo, yendo a donde nadie lo llama, continuando por un total descompromiso de Lértora para hacer el aguante contra el pibe de Racing, que -con mucho mérito propio-, ingresó en cortada como pancho por su casa, y destina la pelota a un más solo Zaracho que define muy bien. Eso puede contarlo la TV. El problema es que en nuestro planteamiento tenemos a un jugador rival que recorre 50 metros solo sin oposición, deriva la bocha a otro jugador más solo que él, porque tenía tres jugadores abocados a la marca antes del pase, y se le permite rematar, no siendo el único ejemplo en los 90 minutos.

Por errores puntuales de retroceso y marca; lo mismo que sucedió en el partido vs. Banfield. Lo tenés controlado, y de repente el uruguayo sale mal, o van tres jugadores a uno en un intento desesperado de cortar y no solucionan entre tres, nada. De los 50 metros, o 40 que recorre Soto, 20 finales son responsabilidad absoluta de Lértora, que tiene un ritmo demasiado aplastado para la primera división. Si tenemos que exigir, exijamos a Lértora. Yo exijo a Vigo, por ser el primer responsable. Pero es cierto que el "Chino" camina en los retrocesos. Quizás sea ese el error puntual del gol en contra. Quizás sea motivo suficiente para dejar de ser titular y que Aliendro o cualquier otro ocupen su lugar. Nota numero 1: Lértora debe salir del equipo contra Newells.

Los centrales son endebles. Cuando tienen que salir a cortar, con relativa tranquilidad, tienen el problema de que no son veloces ni resolutivos. Eso sí. Al Rafa García lo tenemos que destacar, porque estamos acostumbrados a otro tipo de centrales más lentos que él, como el imprescindible pesetero de Ortiz. Y con todos sus errores, el uruguayo es un jugador interesante. Hasta agarra la lanza y se manda.

Colón tiene fallos de retroceso y de relevos. Los laterales apuntan alto y se van lejos de la línea de los centrales. Habitualmente quedan pagando (más el 4 que el 3, ultimamente). Y eso cuesta goles. Y aquí viene el problema dicotómico con el planteo del Capitán.

Si Diego Osella pretende ser un técnico que plante un equipo defensivo, 10 metros más atrás de donde debería estar, debería entender que esos desajustes defensivos no pueden permitirse. Tenés que defensivamente, ser perfecto. No dar lugar a medio error. Si te metés atrás es porque es tu fuerte. Te metés atrás y sacás -como bien vimos, en la increíble jugada malograda en el PT del Pulga- una contra letal. Las contras letales están saliendo. El problema son los intérpretes. El problema es el Pulga. Que está torcido, como digo desde siempre, mentalmente. Las piernas le responden hasta que la mente le diga "basta". Muchas veces decidió mal y cuando tenía que abrochar los remates, las jugadas, siempre está faltando esa calidad de la que hacen todos los medios alarde. De todas maneras, veo un Pulga en ascenso; ya empieza a participar un poco más, y no entrega todo mal ni hace todo mal. Otro dato positivo. Lógicamente creería que no es el jugador destinado a ser el capitán de este equipo, pero a eso lo podemos discutir.

Esas serían las notas salientes, pero hay que hablar del partido.

El partido tuvo un buen ritmo, el rival era efectivamente de temer por su buen pie y su dinámica. Creo que hicimos un buen partido a grandes rasgos. Buenas tareas de Fritzler, García, Esparza. Y debo coincidir con Morelo, que la vió de afuera hasta que entró, en que nos faltó un poco de determinación para ir a buscarlo, porque estaba para eso. Sólo estando presionando alto, adivinando la obstinación de Becaccece y sus dirigidos, los ponía al borde del abismo.

Sucede que en la situación en la que nos encontramos, siempre es mejor el punto a volver a perder, y siempre es mejor algo que nada. Pero faltó un poco de determinación en los metros relativos a los 3/4 de cancha, aunque la intención estuvo. Hubo algunos pasajes de intrascendencia que podrían haber sido aprovechados utilizando esa "presión alta".

Faltó suerte, también. Suerte que tuvimos en arco propio y no pudimos o no supimos aprovechar. La suerte viene esquiva hace bastantes partidos. Quizás el capitán táctico deba hacer hincapié en que situaciones concretas de gol vamos a tener tres en todo el partido, y que al menos dos de esas tienen que concretarse.

A rasgos generales, debo decir que todo esto que vemos que sucede es el proceso natural de un equipo en recambio, consolidando o intentando consolidar una mínima postura en terreno; el problema es lo urgente del descenso directo y los rivales acuciando desde atrás luego de regalar tantas cosas en tantos meses.

Cuarto partido de Osella, y yo veo algunos cambios desde lo postural y desde lo actitudinal. Hasta si queremos, desde lo declamativo: nadie quiere cagar más alto que el culo. Y hay noción y consciencia de lo que se está jugando. Bastante distinto a lo de la dirigencia, que ha entrado en un silencio interesante, hasta positivo, porque creo que ya no tiene nada más para hacer en ningún frente sin mandarse otra cagada más. Bastante más interesante que escuchar humo lavallenesco.

Es lo que tenemos.

Hay que seguir trabajando fuerte.

A dar pelea en Rosario.


Autor: Elnegroo



 


Sentido común

El partido del último sábado mostró buenas proyecciones a futuro. Es cierto, que esas proyecciones a futuro están dadas por mayoritariamente la figura de Lucas Viatri. El mérito de lo que pasó el sábado le corresponde al entrenador, y le corresponde un poco al 9 nuevo que supimos traer, luego de tantos ruegos, quejas y malos tragos. De tanta insistencia con que deberíamos contar con un delantero centro de referencia, cosa que nos llevó no sólo dos, sino tres técnicos entrar en consciencia de que el fútbol argentino es súper competitivo y que ningún equipo de la Superliga juega sin delantero centro, finalmente empezamos a aggiornarnos. El día que por primera vez jugamos con 9, nos traemos un resultado de visitante.

Hemos sido un equipo no tan anodino, con un buen recurso desde el 3 (que creo, es refuerzo, Delgado), hasta la cuestión de aguantar la -vamos a decir la verdad- endeble enjundia del rival en su delantera. El premio ha sido el 0 a 0. El rival fue endeble PORQUE NO TIENE 9. Y digo premio, dado que perder dos jugadas cantadas de gol en la situación en la que nos encontramos, es mejor no tenerlas, porque el rival siempre te va a atacar y agradezcamos la falta de punch.

Lo sucedido, en el momento que nos toca, es quemar para siempre las virtudes del Pulga o de Bernardi. Bernardi no tiene virtudes, nunca las tuvo. Es el peor jugador de la plantilla, debió ser desafectado sin miramientos antes de comenzar la pretemporada. Creo que Rodríguez sí las tiene, pero sigue ensimismado en que la mente, como cerebro emocional, es lo que dicta las piernas cuando juega a la pelota. Parece uno de esos jugadores que se eclipsan ante la responsabilidad. Finalmente, que les pesa la situación. Ya lo hemos discutido; son más los partidos emocionales que el Pulga pierde, que los que gana. Quizás en su largo trecho como futbolista, nunca se enfrentó a presiones similares. No es que la gente con canto soplanuca le exige demasiado, es la verdad; pero es la época de instagram, de superar algunos duelos familiares, de su ocaso, si quieren, como futbolista, del cobrarse los elogios de la prensa nacional y me parece que todo eso está pesándole demasiado. Convengamos que es un peso muerto, que el vago no tiene los papiros para jugar en un grande, y por eso recala acá. Le falta ese plus de, con su distinción, porque la tiene, ir a jugar a River, o a Boca.

Tenemos sobrados ejemplos de jugadores de esa estirpe que en Colón funcionaron. Christian Castillo, Bichi Fuertes se me ocurren como el mejor ejemplo, de poder soportar el asedio de la prensa, bancar la afición y soportar presiones desde ese ángulo, manteniendo el estilo de juego, fuera malo o bueno, pero eficiente, productivo. Pareciera pesarle en las jugadas de gol al Pulga (tuvo dos solamente el sábado, y para eso está Colón) realmente no ha sumado demasiado en las fortunas, en los hechos determinantes del equipo cuando tuvo las dos o tres situaciones que pudieron ser las que volcasen el partido para nuestro favor. En la tele lo dieron como uno de los del podio. Los que lo hemos visto varios partidos sabemos que está en un nivel bajo.

Creo que no junta los boletos para meterse a la gente de Colón en el bolsillo.

Podríamos discutir hoy, 2020, qué sería meterse a la gente de Colón en el bolsillo. Un caño? una gambeta?

Realmente Rodríguez no tira de Colón él solo porque no tiene ni la convicción ni la fuerza ni el talento para hacerlo en el hervidero de la situación. Así que no podríamos depender de él para solucionar nada.

Luego sigue el resto, los menos agraciados técnicamente, incluyendo al Capitán Osella.

Coincido desde el vamos con la visión de Osella. Realista. Quizás demasiado realista. Y cómo puede ser que hace 6 partidos escuchábamos a un VERSERO DE PRIMERA COMO LAVALLEN?!!?! Nos comimos la galletita? Qué muchacho vende humo Lavallén, por favor! A qué nos hemos acostumbrado!!!!!

Sentido común, es lo que tiene nuestro técnico. Incluso si terminamos descendiendo, no puedo reprocharle nada. Puede demorar un cambio 10 minutos, pero ¿qué cambio? No es que precisamente entra Zlatan por Estigarribia.

Hay un plantel limitadísimo. Es complicado aventurarse a decir que hay potencial para salir.

Lo que sí es la realidad, es que este punto, es meritorio del técnico. No puede dar más con lo que tiene. Encontró a Viatri como un baluarte que hay que seguir puliendo (aunque ya lo conocemos de su paso por Boca, y es un jugador interesante). Creo haber entendido que un gran peso de todo lo que nos sucede como equipo, debe descansar en jugadores así. El resto ni noticias. Colón no tiene un jugador en donde descansar. Quizás sea Viatri esa referencia. Jugador de buen pie. Quizá no goleador. Desde Ledesma no tenemos un jugador en quien descansar, en quien hacer la pausa. A veces es necesario. Porque a Estigarribia no le cobran todos los foules y no es el jugador sobre quien descansar. Colón nunca descansa sobre nadie con este plantel. Quizás una punta de lanza como Viatri, ayude a descomprimir, manejar los tiempos, por pelearse contra centrales rivales. Digan si saben, hasta ahora, en quién hemos podido hacer eso. A Ferraro se les escaparon todas las tortugas, a los DT anteriores, también.

No vamos a inflar a Viatri, obviamente. Pero se me ocurre que puede ser el jugador sobre el que puede descansar el equipo en algunos momentos dados. No tenemos otro. Otra pifia de Ferraro, que se quedó viendo la dinámica de 1996.

No creo que con Viatri solo podamos manejar la situación. No podemos depender de un Zuqui que te ralentize nada, o de un Lértora que marque los tiempos. Ojalá que pudiera ser. Pero no es.

Lo de Defensa y Justicia debe ser un buen asidero para despegar.

Perder con Racing significaría volver al vórtice horrible del descenso. Perder con este mismo Racing que ganó el clásico con dos menos, envalentonado y con ansias.

No depende de Racing, depende de nosotros.

Si decimos que lo de Defensa fue el punto de partida, entonces, hay que demostrarlo en la cancha.

Confío en el técnico, quien encontró el cerrojo, y en Viatri. Y en nadie más. No sé si alcanza. Ojalá que sí.


Autor: Elnegroo



 


¿Hay salida?

Desde el primero de diciembre, ya en situación crítica, Colón perdió todo lo que jugó. Indistinto fue enfrentarse a un rival complicado como Vélez, o a otros de menor jerarquía, como Aldosivi o Central Córdoba.

Todo lo jugado ha sido perdido. De buena manera y de mala manera (la mayoría de las veces). Tampoco hemos podido ser capaces, desde el 01/12, de mantener la valla invicta. Es decir, 0 puntos de 18, con la urgencia y la necesidad de sacar puntos como sea, es una proyección inmediata devastadora.

El domingo pasado contra Banfield se vieron algunas modificaciones en la estructura del equipo en la cancha, con buenos 30 minutos iniciales, con algo de intención de atacar y con bastante participación colectiva, si bien lo producido fue poco para inquietar a Arboleda. Además, los partidos duran 90 minutos. Colón tiene nafta para 75 minutos con suerte. Pero que nos adelantamos 10 metros, acaparando algo de protagonismo, eso es algo que no pasaba desde hace por lo menos 4 o 5 partidos.

Extrañamente, en un partido donde no se sufrió demasiado defensivamente, otra vez un error de concepto y de retroceso cuesta un gol (también es bastante mérito del rival), pero cuesta un gol del que nunca nos podemos recuperar. Ese gol por desacoples defensivos es la muestra de que el trabajo todavía queda por lograrse. Ese gol a un equipo bien armado y con conceptos claros, no le sucede. Ese gol es la muestra absoluta de que todavía no se encuentra el acople, teniendo pocas semanas de prácticas y partidos por los porotos en el medio.

Creo que no deberíamos tener miedo a decir que este equipo se acostumbró a perder. Sabemos que esa actitud en cancha y el acostumbramiento a perder, suelen ser los eventos que desencadenan el descenso de manera inminente.

En el medio, llegaron jugadores nuevos que no tienen tiempo de aclimatarse (llegan bastante tarde, como es costumbre en las negociaciones de la directiva), y es muy difícil que se hagan carne en esto de tener que salvar la categoría no sólo en este torneo si no en el que viene, de ocurrir el milagro de permanecer.

Siempre charlamos en el foro de que el próximo partido va a ser aquél en donde la suerte cambie, con mucho más de superstición o esperanza absurda, que de baño de realidad. La suerte no cambió nunca, y los tiempos se terminan, por no decir que se terminaron, porque ya no depende de Colón no descender.

Faltaron dos refuerzos en puestos clave: el volante por derecha y el lateral derecho que reemplaze al increíblemente vigente Gastón Díaz en la plantilla.

Eso se evidenció claramente el domingo; la salida más fiable estos días es por izquierda con Delgado y no por derecha con Vigo o Zuqui o Bernardi. Ya lo sabemos, hemos visto infinidad de partidos con problemas en la salida y el armado de jugadas por derecha. Creo que a Alex Vigo hay que bancarlo; el problema es que el pibe carga demasiado peso y responsabilidad en un equipo anodino y sin ideas, siendo el depositario de la necesidad de tirar EL centro preciso o armar LA jugada justa para hacer la transición.

Estigarribia, Zuqui, Pulga Rodríguez, Morelo -que estaban adentro-, Bernardi, Aliendro, la mayoría de las veces Lértora (el domingo jugó un aceptable partido, más suelto y más adelantado), no ofrecen un cambio de ritmo, una dinámica de fútbol de primera división, no ofrecen un pase bien dado. El domingo, el porcentaje de posesión fue alto (intencionalmente dejado por Banfield), pero el de entrega del balón fue pésimo. No recuerdo la cantidad de veces que erramos la entrega de pases clave. Esa imprecisión nos viene acompañando desde hace meses, porque el problema no es la preparación física o el desempeño táctico. Es la limitación técnica de los jugadores en su gran mayoría, y en los casos de gente que sabe jugar a la pelota, como el Pulga, el problema es mental y de sensación de ciclo terminado. Rodríguez juega a desgano. Se equivoca en todas. Decide mal, los pies no le responden. Está a disgusto. Se ve claramente en la manera de jugar. También es cierto que jamás pisó el área en todo el partido; su rol se limitó a pivotear en 3/4 cancha y entregar todo mal, excepto uno o dos pases filtrados. Con un pase filtrado o dos en 90 minutos, pocas oportunidades podés crear. Con centradores que destinan mal la pelota (Vigo, Esparza, Estigarribia), imposible conectar una jugada de gol. Sin 9, no hay centro que tirar. Parece que para la mayor parte de los volantes de Colón está prohibido el remate de larga distancia.

La entrada de Viatri parece promisoria. Luego de la ida de Correa, dos años atrás, es la primera vez que un 9 gana un cabezazo en el área y la baja para un compañero. Entonces, hay algunos puntos que hay que trabajar que pueden ofrecer una salida a todo esto. El problema es que ya no hay tiempo.

¿Quedaremos plantando un equipo que se afianze bien para afrontar la B Nacional el próximo torneo con serias aspiraciones a ascender? ¿O seguiremos pensando en sostener lo insostenible?

El partido del domingo nos puso al borde del abismo. La tibia reacción de la gente sólo dice una cosa: resignación.

Para coronarlo, por detrás, entre bambalinas, los graves problemas relacionales y de compenetración con la causa del plantel entero. Jugadores que no entrenan, desacoples entre los dirigentes, los jugadores mismos y otros sectores del club, hacen un combo explosivo que viene arrastrándose hace años. El foco no está puesto en el rendimiento deportivo: está puesto en chismorreos y en quilombos periodísticos, re bien ganados. Si no descendemos en la cancha, dirigencialmente ya estamos en la B.

Al capitán de este Titanic, le queda sólo una opción: intentar cambiar, aunque fracase. Los números y lo demostrado por este plantel hasta ahora, luego de meses y años, es que los cambios no surtirán efecto. Ojalá sea un error, un terrible error de apreciación que rectificaré con gusto en los próximos comentarios. Por ahora, se sostiene ese concepto: no importa cuántos cambios hagas, este rumbo de descenso parece difícil de torcer.


Autor: Elnegroo



 


Humo blanco

Algo de agua pasó bajo el puente (y cuánta agua en este lluvioso mes).

Tenemos nuevo entrenador

¡Humo blanco!

Alguien a quien muchos en el foro sostuvimos como la mejor opción posible.

Quiero dar la bienvenida a Diego Osella a Colón.

Le corresponde saber al nuevo DT que deberá emprender una tarea más que titánica para sacar del pozo futbolístico, anímico y táctico en el que se encuentra este plantel.

Algunas o casi todas sus declaraciones han sido a mi criterio, correctas, con los pies sobre la tierra. Es un inicio auspicioso saber que contamos en el banco con alguien con algo de criterio y con alguna idea. Idea que probablemente no complazca a todo el mundo, en especial a los de paladar negro, pero que sí es adecuada para afrontar lo que viene.

Osella deberá trabajar arduamente sobre lo físico, lo táctico y lo mental. Deberá trabajar en DEJAR DE PERDER PARTIDOS. Deberá incorporar poco y bien, para diagramar un sistema en donde las piezas tengan dinámica y compromiso, pero sobre todo muchísimo trabajo.

Armar un equipo competitivo en esta superliga requiere de mucho trabajo, de deshoras, de estrés, de ritmo sin pausa.

A las 12 horas de haber empezado a declarar, nuestro DT se encuentra con que el plantel no va a reprogramar sus vacaciones para volver 5 días antes a comenzar el trabajo.

Sucede que ya se va a ir encontrando con ñañas y tiquismiquis de este tipo: se va a enfrentar a un plantel abúlico, inflado, soberbio y mal acostumbrado. Su primer tarea será entonces, bajarlos de la palmera.

Lo segundo que tendrá que oficiar, será dar una idea de lo que se va a hacer, colocar a los jugadores en las posiciones que van en el campo, y empezar a puntualizar en los cientos de fallos y vicios futbolísticos que vienen de arrastre. Deberá borrar esa pésima estadística de ser el equipo con más goles en contra, es decir goles en propia meta, del torneo. Desde cómo, para dónde y con quién se revienta la pelota, hasta el ya característico flojo retroceso en defensa cuando se ataca, pasando por el funcionamiento en bloque defensivo. A casi todo lo demás ya lo hemos visto todos; el mediocampo tampoco funcionó nunca.

No me sorprendería que ya esté viendo videos de partidos pasados, sabiendo lo enfermito que es (en el sentido futbolístico).

Va a ir observando todas las fallas que hay para empezar a solicitar refuerzos puntuales. Probablemente no de renombre.

Estimo que hay por lo menos 5 o 6 jugadores que en un esquema de Osella, no van a cuajar nunca. Los volantes ofensivos, al menos un central y al menos un lateral de la plantilla actual, en un equipo de Osella no van a entrar.

Creo que el Pulga Rodríguez, hoy dadas las circunstancias, tampoco tiene lugar en un equipo que necesita luchar por el descenso. No desde lo futbolístico, quizás. Sí desde lo actitudinal y desde el descompromiso que viene mostrando, disfrazado de duelo y de mariconeada. Porque al final es eso. No es el primer ser humano que pierde a su padre, y de seguro tiene la contención que necesita. De otra manera, debe hacer terapia cognitiva. Pero está representando al club y lo está dejando muy mal parado, en términos laborales. Una característica del duelo patológico es que te termina afectando desde lo laboral. Aunque muchas cosas no cierran, porque si termina jugando en China o en México, duelo las pelotas.

Lo que queda del torneo, debe Osella comprometer a los jugadores a postergar a sus familias si es necesario, a ejercer la paternidad o la hermandad a distancia si es necesario, como muchos de los laburantes de a pie hacen día a día por mucho menos, que es ganarse el pan.

A las vacaciones estos jugadores no se las ganaron, porque además se las tomaron dentro del campo de juego en por lo menos los últimos partidos del ciclo del Pastor.

Deseo con toda el alma que algún día alguien haga entender a estos jugadores (o a otros), que lo que se pide no es mucho. Pero que cuando las papas queman, la prioridad la tiene la camiseta.

Este plantel tiene un debe del tamaño de un cráter. Creo que el nuevo DT no tiene el tiempo suficiente para ajustar todas las tuercas, por lo tanto la solución más sencilla es pegarla con los refuerzos que ojalá (como es costumbre acá), no se posterguen días y días.

A mi humilde parecer, creo que hay un par de jugadores que nos darían varias soluciones. El flaco Conti es uno de ellos. Por supuesto que es casi un sueño imposible. Pero si queremos apuntar a estilos de jugadores que vengan acá a jugar, tienen que ser de ese perfil. Que sepan lo que es Colón, que vengan a aportar una solución, y que no necesiten demasiada capacitación para trabajar.

Creo que los jugadores deberían estar en Cuba, Brasil o Europa, con la cara de piedra disfrutando de las vacaciones y subiendo fotos a instagram, pero sabiendo que les queda una deuda impresionante en casa por pagar. Las vacaciones corresponden cuando en tu casa dejás todo ordenado y a alguien que te cuide el perro.

Cuando vuelvan a este quilombo que es Colón, los espera la colimba.

Ojalá no me equivoque, porque creo que es la única manera de torcer este rumbo.

Quiero agradecer a la CD por dejar de soñar en una nube de pedos y convocar al técnico idóneo, con la espalda suficiente para enfrentar esto que viene. Pero más que nada...

Quiero agradecer especialmente a Néstor por este espacio (quizás demasiado ancho e inmerecido), para poder poner sobre la mesa todo con detalle. Habitualmente intento comentar y analizar el juego, pero la situación delicada hace que tengamos que ampliar la mirada fuera de lo estrictamente futbolístico.

¡Que tengan unas muy felices fiestas!


Autor: Elnegroo



 


Es un regalo...

Hay situaciones en la vida que se nos presentan como un obsequio. Nuestra casa propia (los que tienen la suerte de tenerla), un hijo, un trabajo, una situación venturosa.

Para Pablo Lavallén el arribo, estancia y fortunas en Colón (ganadas en contante y sonante) y los beneplácitos que se fueron dando, a veces empujados por una masía tan necesitada de triunfos históricos como indolente ante lo vernáculo, resultó un regalo. Un regalo, un obsequio como ese trabajo que surge en tiempos de crisis, o ese hijo tan deseado. Un regalo ante el cual todo esfuerzo para equipararse ante el mismo, en devolución, nunca alcanza.

Por que cuando a uno le regalan algo, digamos que meritorio del mismo, muchas veces no se siente. Si tiene dignidad, no se siente meritorio de semejante dispendio. Repito; si tiene uno la dignidad suficiente. El halago por nada no está bien visto en general para cualquier perfeccionista.

A Pablo Lavallén, se le regaló un puesto codiciado por muchos, vilipendiado por otros, pero de enorme responsabilidad: comandar un grupo de jugadores de fútbol con interconexiones caóticas, interrelaciones complejas, y con mucha madera para dar y repartir. Su responsabilidad fue la de ordenar algo que venía mal barajado.

El trabajo de Lavallén era condensar las inequidades de los puestos en jugadores de fútbol (más maleables que la goma, por norma), en funcionamiento táctico.

Cuando a Juan Pérez le asignan un departamento de personal, su cargo consiste en ser efectivo, tener la muñeca para tomar direcciones, entender el contexto, hacer rendir lo que tiene.

Con los técnicos pasa lo mismo. No escapan a las generales de la ley.
Recuerdo pocos directores técnicos con tanta banca y tan pocos pergaminos. Y lo peor; tan pocos resultados y aún así seguir teniendo tanta banca.

El Club Atlético Colón (que de atlético tiene bastante poco), regaló en pos de fortuna, suerte y virtud, un cargo importantísimo en manos de quien no estaba preparado para semejante desafío.
Los resultados están a las claras.
Han transcurrido innumerables fechas contra incontables rivales, y todo sabe a poco.

No se ha construido una imagen o concepto de equipo, más que el declamatorio, acerca de vestir la misma camiseta. Lo que a este equipo conformado (que no es equipo), lo pone al mismo nivel de cualquier fila que elijan en cualquier parte del estadio Centenario. 20 tipos con formas de ser, afinidades y caracteres distintos que confluyen en algo para tirar juntos.

Eso es Colón equipo de fútbol. Tres contrataciones, dos que tiran para un lado, uno que no entiende un cazzo y otros tres que corren sin ton ni son.

Comparable con Tito, Josele y Manucho que se juntan para escabiar y comer asado, para después ponerse los cortos y enfrentar a cualquier equipo de veteranos que les quiera hacer sombra.

Colón es eso ahora.

Un conjunto de individuales que no conectan, no sienten el trabajo hormiga, ni ven el rédito en el corto, mediano o largo plazo.

Jugadores porta-apellidos, anodinos, sin funcionamiento ni por espíritu propio ni por directivas de los inmediatos superiores. Jugadores no plegados a una idea, porque no la hay. Jugadores sin contenerse en habilidades que tienen en pos de servir a un equipo, y jugadores queriendo demostrar habilidades que no tienen.

No tiene que ver con la final perdida el 9 de noviembre. Tiene que ver con una construcción hilada de desbalances. Con vicios arrastrados, inclusive de gestiones anteriores que no se quisieron solventar, desde los mas bajos estratos; con vicios adquiridos en los funcionamientos de jugadores que ciegamente siguen las directivas del no capacitado, y los pone en un nivel de no capacidad. Se destaca sobre todo el plegamiento a una idea obsoleta, vetusta, fuera de liga, hiper limitada y llena de huecos de funcionamiento por no trabajar las cosas. Por la ley del mínimo esfuerzo. Por no querer trabajar, romper el tablero, modificar. Generar inventiva. Todo esto es una consecuencia de tomar lo que estaba, moverlo poco e intentar sacar algo de ahí. Con cero recursos ideológicos o futbolísticos.

Creo que Lavallén en su triste, tristísima historia en Colón como entrenador, se lleva eso. Ser primero, un ave de paso. Y ser, segundo, el menos "influencer" en una larga retahíla de técnicos que han pasado por el club en los últimos 10 años. Nadie recordará en el futuro cercano, las "ideas" de Lavallén. Porque no hizo fuerte en absolutamente ninguna.

No le faltó nada por perder. Y aún así, estúpida y ciegamente, sostiene su cargo.
No es culpa de él, claramente.

A Colón le sucede que se embelesa con la promesa. Y no ve la realidad. Se tuesta al fuego de la ilusión. Colón no puede ser otra cosa que promesas rotas, que ilusiones incumplidas, y nunca se aprende.

Declaro a Lavallén el técnico que más regalos, banca y tolerancia ha recibido en los últimos 25 años. Y sin embargo sigue allí, sin laburar, sin generar ningún rédito y con la única ventaja de caerle bien a un plantel fracasado, indolente y sin alma.
El alma se demuestra antes de declarar con los periodistas.
Se demuestra en un malestar de vestuario.
Se demuestra desobedeciendo al entrenador en partidos dados.
Ni siquiera eso han sido capaces de generar.

El concepto de "regalo" no va sólo para el DT. Va para los jugadores. Colón es un regalo. Un regalo para Vélez, para Estudiantes cuando decidió atacar, un regalo para Unión, un regalo para River, un regalo para los tucumanos, un regalo para Independiente, Lanús, los Ecuatorianos, etc. Podemos seguir una hora mencionando el devenir resultadístico, que es el que importa.
Colón es un regalo. Y lo va a seguir siendo mientras esto se sostenga.

No se puede analizar el partido del domingo, porque no tiene sentido.

Es en la misma veta y vía que los anteriores.

Es cansador intentar analizar lo no-analizable.

Resulta irritantemente cansadora la insistencia en ver la virtud de un plantel que, completo, no la tiene.

Y deja la puerta abierta a pensar que con tan poco, se hizo tanto (me refiero a la final contra un equipo con menos valía que Arsenal de Sarandí).

Entonces, quizás el regalo de este año sabalero sea eso. Haber llegado a una final de copa internacional. Que obnubiló hasta al más canchero.
Ahora sólo quedan los detritos y las esquirlas. Y la maroma jodida se viene en las proximas 10 fechas.
No sé si vamos a estar a las alturas.
Pero esto es como cuando ves que la relación no va más. No la estirás dos semanas más, no la estirás dos meses más. La cortás. Porque no tiene razón de ser.

Quiero llamar a la reflexión de la dirigencia, más vetusta e inoperante que el plantel en cancha: que se pongan los pantalones.

Para empezar, podríamos vernos en las próximas fechas, con un director técnico que exista, plasme ideas y trabaje. Tres virtudes que el anterior, con toda la banca del mundo, no hizo porque realmente, no quiso. O peor. Era incapaz de hacerlo. El tirón largo pone las cosas en superficie.

Demorar 4 fechas en despedir a un míster es la diferencia entre descender y salir campeón. Son 12 puntos de 12. Nosotros ya rifamos los próximos 6 contra dos rivales directos.
Ese es otro regalo, en el bazar de regalos de Navidad de este Colón.

La esperanza nunca se pierde.

Pero esta baraja fue mal repartida desde el inicio, y ahora jugamos con esas cartas que pierden en todas las manos.


Autor: Elnegroo



 


Movemos el avispero.

Como saben, cada tanto hay noticias en NuevoCementerio. Las más importantes, lamentablemente, fueron malas (por ej. desaparecí del planeta durante 10 años al menos). Pero creo que ésta es buena, indudablemente inesperada, y para mí muy importante.

Algunos de Uds. han observado que hay muchos más usuarios on-line que foristas. No les cierran las cuentas? Es un hecho (que yo verifico revisando el "log" del sitio) que sólo la mitad de los usuarios _aproximadamente_ escriben en el foro. El resto se limita a leer, no sólo el foro, sino que también deambula por el resto del sitio.

Porqué me refiero a este tema? Porque a veces, de ese oscuro submundo de usuarios anónimos y sin "opinión", surge un tapado, alguien que no merecía ser desperdiciado. Y descubierto que fue, demostró tener aguante, talento e inteligencia, ganándose su propia columna en el sitio. Si señores, NuevoCementerio se da el lujo de tener, nuevamente, un comentarista de los partidos. Alguien hecho por y para nosotros (conoce nuestros gustos, repito, hace rato da vueltas en el sitio).

Acá traigo el recuerdo de nuestra querídisima Gatoremo (Q.E.P.D.) quien hacía su columna de manera deliciosa. Ella dejó la vara alta, te cuento. Vas a tener que remarla, vos, desconocido.

En fin, le doy la bienvenida a este personaje que todavía no eligió un Nick o Apodo, o quizás nos dé su nombre verdadero, ya lo veremos. Sabe, eso sí, que en el foro va a tener las réplicas de todos Uds.


Autor: Néstor



 



 Comentarios anteriores:




| Sitio adaptado para cualquier tamaño de pantalla |
| Comentarios y sugerencias a: Administración |
| Copyright © 2000-2019 - Derechos Reservados |